06 Jun

Lanbide.net

Lanbide-Servicio Vasco de Empleo destinará un total de 110 millones de euros a sus programas de formación a lo largo de 2012, lo que supone un incremento del 14% respecto al año pasado. En términos absolutos se trata de 13,4 millones de euros más que en el anterior ejercicio.

Con esta inversión, el Servicio Vasco de Empleo estima que 102.000 personas recibirán formación a lo largo de este año. Serán 7.770 más que en el ejercicio anterior. Por colectivos, algo más de 42.000 personas serán demandantes de empleo, otros 21.000 trabajadores en activo que accedan a cursos de formación continua de Hobetuz y, por último, 39.000 personas empleadas que realicen formación bonificada programada por sus empresas.

“Creemos que la orientación y la formación son los pilares de Lanbide y más en este contexto de grave crisis económica que sufrimos, de ahí este esfuerzo no solo en mantener esta apuesta sino en reforzarla”, ha explicado el viceconsejero de Planificación y Empleo, Javier Ruiz.

“Éste es el ‘modelo Euskadi’, opuesto al que hay en el resto del Estado. Les recuerdo que en el resto del Estado, de cada 100 euros que el año pasado se dedicaron a formación se ha pasado a 47 euros en el actual. Mientras que en Euskadi pasamos de 100 euros a 114 euros”, ha especificado. “Es decir, frente a un recorte del 53% en el resto del Estado, aquí aumentamos en un 14% la inversión en formar a los demandantes de empleo y a los trabajadores vascos”.

La línea de formación descansa sobre varios ejes: formación certificable y no certificable, formación a colectivos con especiales dificultades de inserción laboral y desempleados en su conjunto, formación con compromiso de contratación y con compromisos de prácticas, becas o ayudas para la formación. Con respecto a los certificados de profesionalidad (CP), este año hay más de doscientas especialidades diferentes.

“Se trata además de una formación moderna, actual y consensuada en las comisiones técnicas de Lanbide junto a Confebask, UGT y CCOO. Es decir, estamos invirtiendo en una formación que da soluciones reales y trata de ajustarse a la demanda del mercado laboral”, ha sintetizado el director de Formación de Lanbide, Pedro Sánchez.

Una de las novedades respecto a anteriores convocatorias radica en la apuesta firme por los certificados de profesionalidad, con una oferta de unas doscientas especialidades diferentes, lo que supone un aumento considerable con respecto a años anteriores. El certificado de profesionalidad es el instrumento de acreditación oficial de las cualificaciones profesionales en el ámbito de la administración laboral. La persona que lo posee tiene acreditada su capacitación para el desempeño de una actividad profesional con significación para el empleo. Es decir, un certificado de profesionalidad es la formación acreditable asociada a una cualificación profesional.

Lanbide aspira a que cerca de 40.000 ciudadanos vascos obtengan un certificado de profesionalidad o formación relacionado con ellos a lo largo de este año 2012.

Otras 23.000 personas recibirán formación no certificable. En este apartado “hemos tenido una especial sensibilidad con los idiomas, nuevas tecnologías y nuevas ocupaciones porque sirven para aumentar la competitividad de nuestros desempleados y personas trabajadoras y refuerzan la internacionalización de nuestras empresas”, ha apostillado Sánchez. “Queremos fortalecer a nuestras empresas y mejorar la cualificación de las personas desempleadas. Apostamos por lo tanto por las personas y las empresas”.

Un 40%, a desempleados

Respecto a la formación continua ejecutada desde Hobetuz, Fundación Vasca para la Formación Continua, dirigida a las personas trabajadores del País Vasco y que se acercará a las 35.000 personas, se reserva un 40% de sus plazas a demandantes de empleo.

Por último, unas 39.000 personas realizarán formación programada por sus empresas y financiada a través de las cuotas de Seguridad Social de la empresa. Lanbide financia, de acuerdo a lo establecido en el decreto de transferencia a Euskadi de las políticas activas, esta formación bonificada descontándola de las cuotas de la Seguridad Social. Este año supondrá un coste de 30 millones de euros que Lanbide abona anualmente al Instituto de la Seguridad Social para dar cobertura a estas cuotas bonificadas. Esta formación es previsible que beneficie a unas 39.000 personas en Euskadi.

“Con esta línea de programas tan amplia intentamos llegar a todas las personas demandantes de empleo, pero también ponemos el acento en los menores de 30 años”, ha puntualizado el director de Formación de Lanbide. “Casi el 60% de los desempleados menores de 30 años solo tiene estudios primarios. Son las personas que más nos necesitan porque corren el riesgo de convertirse en parados de larga duración y, por ende, en personas en riesgo de exclusión. A través de la formación intentamos que tengan oportunidades reales de volver al mercado laboral en el menor tiempo posible”.

Comments are closed.